EL INFANTIL MASCULINO “B” NO BAJO LOS BRAZOS ANTE UN ARCOS MÁS FÍSICO.

UN DESAFORTUNADO SEGUNDO CUARTO SENTENCIÓ LAS POSIBILIDADES DE UN CÁDIZ CB GADES QUE JAMÁS TIRÓ LA TOALLA.

CÁDIZ CB GADES   52 – 84   A.D. ARCOS   

Aseguran los expertos y grandes jugadores que se aprende mucho más de las derrotas que de las victorias. Quizás ese haya sido el destino de un joven y valeroso equipo que se ha visto, semana tras semana, superado por otros conjuntos que, con jugadores de parejo nivel técnico, pero con mayor físico (al contar con un año más y estos centímetros se notan mucho en esta etapa infantil), cuentan con la baza de acumular muchas más opciones en el aspecto reboteador con segundas, terceras o hasta cuartas opciones de ataque.

En partido aplazado, la Asociación Deportiva Arcos llegó al Ciudad de Cádiz con artillería pesada y varios efectivos que, por su corpulencia, sobrepasaban el físico de los componentes del Gades. Técnicamente, como ha solido ocurrir en muchos choques de esta temporada, ambos conjuntos podrían medirse por igual, aunque si bien es cierto, Arcos supo mover mejor un amplio banquillo del que carece el conjunto azulino.

A la ausencia de Sergio, se le unió la de David Gómez, por molestias en la espalda, lo que dejaba al equipo con sólo un base puro: Víctor Candela, el cual, por cierto, supo dirigir con galones a sus compañeros en los tres cuartos que estuvo en pista. A su lado, Pedro Ollero y Lucas Gámez, se entendían a la perfección y penetraban sin miedo ante jugadores con más centímetros de alto y de ancho. A destacar en el primer cuarto también el complemento de Carlos Atienza y Edu del Río, siempre luchando en la zona e incluso anotando con tiros con mayor aplomo que de costumbre. Así, ante un Arcos que se encontró a un equipo ordenado, luchador y con rápidas transiciones en ataque, el primer cuarto acabó con un cerrado 18-20 visitante. Pedro Ollero, gracias a las asistencias de sus compañeros y su técnica y rapidez, logró 10 puntos que ajustaban el tanteo.

En el segundo cuarto, sin embargo, y debido quizás a la falta de un base con cierta solvencia, se rompió el partido. Víctor se quedó en banquillo por obligado descanso y el equipo debió ser dirigido por Pedro que, a pesar de redoblar sus esfuerzos, no pudo subir el balón con tanta frescura. Frente a él, se plantó un Arcos voluntarioso y que aplicó más velocidad al choque para desajustar la defensa local. No obstante, Álvaro Mellado, Diego Suárez, Starling Gerardo y Carlos Atienza lucharon lo indecible ante el mejor quinteto rival compuesto por tres jugadores con mayor altura y dos directores de orquesta dotados de mayor rapidez y desparpajo.

Así las cosas, y con un parcial adverso de 8-29, el tanteo llegó al descanso con un complicado 26-49 para los arcenses.

En la segunda mitad volvieron a igualarse un tanto las cosas y el Gades volvió a tirar del talento de Lucas Gámez para anotar mientras se multiplicaba en defensa junto a Abraham Manzano, también muy activo en los minutos que saltó a pista. Con 9-14 de parcial, se llegó a un último cuarto en el que el Gades, a pesar de la diferencia en el marcador, continuaba sin perderle la cara al partido. Así, Pedro Ollero culminaba rápidas acciones ofensivas con asistencias de Lucas y Víctor mientras Starling Gerardo se destapó con buenas acciones, entradas a canasta, rebotes y una actitud sobresaliente. El resultado final fue de 52-84 a favor de Arcos.

En definitiva, el equipo nuevamente perdió por encontrarse ante un rival que juega cómodo bajo canasta gracias a los centímetros de más que proporcionan la tranquilidad de contar con un buen número de rebotes y segundas acciones.

“Esta temporada es así. Cada jornada nos encontramos con equipos bien dotados bajo los aros y aún así, nuestros jugadores no se amilanan y trabajan a tope hasta el pitido final. La verdad es que el infantil B está dando una soberbia lección. Con el noventa por ciento de jugadores de primer año, estos chavales están acumulando una experiencia que les va a venir muy bien para el futuro. No puedo sentir más que orgullo por ellos” – comentaba su entrenador, Javier Castro, al término del partido

Ahora queda esperar al próximo partido ante Don Bosco que cerrará el calendario y finiquitará una temporada “demasiado larga y con falta de ritmo, por la cantidad de parones, que no han contribuido en mucho a la mejora competitiva de los equipos inscritos”, según coinciden varios entrenadores de la categoría.

SEGUIMOS TRABAJANDO, SEGUIMOS AVANZANDO.

ESE GADES OE, ESE GADES OE, ESE GADES OE, OE, OEEEEEEEE!!!!!!!!!!!!

Deja un comentario